El adiós de Machicado: fiesta, música y colores serpentinos



Escribe: Christian Reynoso | Cultural - 05 ago 2018


Puno y el Perú están de luto. Y es que a las pérdidas irreparables de intelectuales como Marco Aurelio Denegri, Enrique Verástegui y Abelardo Oquendo, se suma ahora la del yunguyeño Juan de la Cruz Machicado, un eximio artista plástico que recorrió el mundo entero y dejó pasmados a propios y extraños. A fin de rendirle un sentido homenaje, ahora les dejamos este texto que escribió Christian Reynoso sobre él.

La muestra titulada “Mamacha Candelaria”, del maestro Juan de la Cruz Machicado (Yunguyo, Puno, 1935), constituye su retorno artístico a la ciudad de Lima*, después de haber realizado un largo periplo de exposiciones por el viejo mundo y Estados Unidos, y haberse afincado en su tierra adoptiva, Cusco, y en su tierra natal, Puno; lugares desde donde ha producido sin tregua alguna su maravilloso arte.

Pero esta vez la muestra es también una exploración del pintor a ese microcosmos cultural y artístico en que ha devenido la Festividad de la Virgen de la Candelaria, celebrada cada febrero en Puno y que, recientemente, ha sido declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

En esta exposición la mirada y el pincel de Machicado se sitúan en los actores terrenales que dan vida a la fiesta, en aquello que como público podemos ver, tocar y sentir; en los protagonistas, que son el danzarín, el músico, los feligreses, los instrumentos y los escenarios por donde discurre la sustancia de la fiesta: devoción enrarecida con danza y melodía; lo que permite a nuestro artista ofrecernos un conjunto de formas onduladas y colores lúcidos que expresan movimiento y gracia, sensualidad y lujuria, música de siku, bombo y tarola, y que contagia en el espectador el deseo de transfigurarse en un diablo, un kusillo, un moreno, un charanguero, un ayarachi, una china sajra o una waca waca, por citar algunos de los personajes representados en esta muestra.

Juan de la Cruz Machicado, figura importante de la generación de pintores peruanos de los años sesenta, ha hecho suya la impronta del arte figurativo como método de construcción de su corpus artístico. Desde luego, esta característica no está ausente en esta oportunidad. Así, el trazo recio, los colores brillantes, la luz que platina la superficie, junto a la versatilidad ondulante, serpentina, de los personajes de formas robustas, y los contrastes rojos, tierras y celestes de sus fondos, hacen del arte de Machicado una singular y original manera de ver y leer al Perú y a sus manifestaciones culturales, en especial de la sierra sur, en tanto estas son reelaboradas a partir de una mirada realista que, una vez llevadas a las telas, adquieren una nueva dimensión y valor.

Machicado es movimiento, música, armonía. Machicado es la puerta de entrada al colorido espacio andino. Sus colores son la campanilla que nos anuncia el rumor de la fiesta. Machicado es el pasaporte que permite admirar desde gran altura lo que acontece en la vida diaria, cuando los corazones de los hombres y mujeres empiezan a latir al sonido del bombo; no por nada, nuestro artista se siente más cercano al apu Khapía —de su natal Yunguyo— que a la Virgen Candelaria, en su observación y percepción de lo andino como fuente de inspiración para su plástica. Machicado es el arte que aporta en el conocimiento del Perú profundo. Sean bienvenidos a esta fiesta de música y colores serpentinos.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?


Lo más...

Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!