La educación para el trabajo



Escribe: VITALIANO GALLEGOS VALDEZ | Educación - 03 dic 2017


En el mundo actual, el trabajo significa una actividad imperiosa para todo hombre, que debe sustentarse por sí mismo, sea por trabajo manual, mecánico o intelectual, para no ser un parásito de la sociedad.

A la educación ha trascendido la idea del trabajo por varias razones. En primer lugar psicológicamente, pues se basa en la actividad constructiva, creadora, innata en el niño; finalmente, por razones pedagógicas que sostienen que la actividad, el trabajo del niño, debe ser el punto de partida de toda educación.

En los primeros años, cuando el hombre formula su líneas de actitudes y criterios, donde debemos incrementar el entusiasmo por el trabajo, con metas humanas y personalidades; debe buscarse la formación de una persona realizada con profundo interés de servicio, dueño de sí, pronto a darse a los demás.

Es preciso iniciar esta actitud desde los albores de la adolescencia, incluso, desde la niñez, más si se considera que en nuestra sociedad existen desniveles de aquellos niños que con sus doce o trece años, ya entran en serias responsabilidades, como independencia económica y laboral, dado el abandono familiar, la desintegración del hogar o la necesidad de recursos económicos para el hogar.

Es urgente haberlos iniciado ya con estas actividades y actitudes de una vida ágil y dinámica, pronta al servicio que pueda afianzar y madurar la realización de sí mismo.

El principio genérico que apoya la orientación en este ámbito, es el de la actividad que funde propiciarse desde los primeros años con actividades psicológicas, actividades lúdicas, dinámicas grupales, métodos activos, etc. Pero todo esto cobra fuerza cuando está en el momento crítico, el tercer año de secundaria. Se inclina a la búsqueda de posturas académicas, donde creen que la mejor preparación va a darle mejor movilización social o se decide a una incorporación inmediata a la vida de trabajo un tanto productivo, que le demuestre la responsabilidad de enfrentar y resolver sus propias necesidades.

Para garantizar una decisión madura en el joven, será preciso cumplir con algunas exigencias desde temprana edad, crear una tónica de acogida la carácter laboral de la educación, no solo de aceptación al trabajo, como ley del pobre y arma del necesitado, sino como palanca primordial en la consecución de su desarrollo integral, no solo de necesidades primarias, sino de satisfacciones superiores del carácter inminente y trascendente de la persona.

La importancia de un sistema coordinado de educación para el trabajo y el estudio salta a la vista, porque:

•Basa la enseñanza en una relación de estricta dependencia entre el saber intelectual y el trabajo productivo, aplicando realmente la teoría científica del conocimiento, la cual nos enseña que la perspectiva sensorial es el punto de partida de todo conocimiento verdadero, que las ideas abstraídas en el cerebro son el reflejo del mundo exterior convertido en concepto, tras un proceso de elaboración práctica, constituye la materialización de una idea anteriormente elaborada por la mente y que cualquier concepto abstracto que aparezca, tiene su origen en una actividad práctica
•Son las actividades productivas y sus problemas los que han permitido a los hombres conocer las propiedades de las cosas, de los fenómenos y penetrar en su esencia, hechos que dan origen a todas las formas de conciencia social.
•El espíritu social de fraternidad, colaboración, justicia, libertad, el carácter, la voluntad y demás valores morales y cívicos han surgido y se forman en las relaciones que forzosamente se establece entre los hombres en el trabajo y vida social.
•La importancia económica del sistema de escuelas de estudio y trabajo capacita a los educandos, física, moral e ideológicamente para desarrollar alguna actividad socialmente útil.
•La importancia social de la enseñanza para el trabajo y el estudio radica en que tiende a borrar las diferencias entre los hombres por razones de educación y a fortalecer la unidad de los pueblos.
•Las escuelas de trabajo y de estudio despiertan entre los jóvenes el sentimiento de cambio, de transformación de las formas de trabajo y de vida.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿PPK debe ser vacado?


Lo más...

Archivo
Telf.: +51-51-369388, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Lima Nro. 819-3er piso Cercado - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!