III Carta al presidente Pedro Pablo Kuczynski



Escribe: José Luis Ayala | Nacional - 12 nov 2017


Es evidente que usted, míster Pedro Pablo Kuczynski, se ha propuesto destruir al Perú. Apenas termine su mandato (ya lo ha determinado así), se irá a Estados Unidos para radicar y morir allí, sin importarle ni medir las consecuencias del daño moral y político que causaría a millones de peruanos que nunca imaginamos cometería el error de liberar a Alberto Fujimori Fujimori. Si siendo candidato a la presidencia hubiera anunciado sus intenciones subalternas, nadie hubiera votado por usted. Ha esperado mucho tiempo para tratar de inferirnos una puñalada por la espalda, un sicariato político sin antecedentes en América Latina y el mundo. Se trata de un acto de traición política a los electores y partidarios, que no se explican cómo pudo cambiar tanto en poco tiempo.

Quienes nunca hemos optado por otra nacionalidad (que no tiene nada de malo), hemos heredado el orgullo, memoria y conducta moral de ser peruanos consecuentes. Ese hecho nace con el ejemplo que heredamos de Túpac Amaru, Micaela Bastidas, Fernando Túpac Amaru, Juan Bautista Túpac Amaru Monxarrás, José Faustino Sánchez Carrión, Francisco Bolognesi, Miguel Grau, Andrés Avelino Cáceres, César Vallejo, José María Arguedas, el general Velasco Alvarado, Rita Puma, Alejandro Romualdo y Javier Heraud, entre otros peruanos ejemplares. El hecho que haya abierto una innecesaria posibilidad de libertad del súbdito japonés Alberto Kenya Fujimori Fujimori, ha llegado a un límite francamente inaceptable. Pero usted insiste y tal parece que habría determinado cometer el más grave de sus errores políticos. ¿No escucha o no tiene asesores en materia de Derecho y delitos referidos a Derechos Humanos? Sin embargo, todavía está a tiempo de rectificarse, diga como dice siempre, “vamos a ver” y ríase a carcajadas para que lo aplaudan quienes lo entienden.

Eso de afirmar que el preso Fujimori está enfermo y “vamos a ver qué hacemos”, significa una afrenta a la razón jurídica, un insulto a la inteligencia ciudadana, un desafío a la historia, un agravio a la memoria social, una agresión a las víctimas, un oprobio a la razón, un dicterio a la cultura, una mofa a la legislación inherente, un innecesario ultraje a los jueces que juzgaron a Fujimori. Finalmente una grosera invectiva al pueblo peruano. Usted no ha medido sus palabras y nos hace pensar que tiene la decisión tomada, pero se equivoca. Ahora solo esperaría que baje la presión ciudadana para firmar el decreto y Fujimori viaje al día siguiente al Japón. Nunca es tarde para rectificarse, diga que no dijo lo que dijo y después lance su risotada cachacienta, destemplada.

Pero nos ha advertido con meridiana claridad: “Eso será noticia en algún momento, pero no podemos seguir siempre en lo mismo". No ha dicho que se trata de un reo que tuvo el debido proceso y fue condenado a veinticinco años de carcelería. Usted tampoco advirtió que Fujimori Fujimori es autor mediato de veinticinco asesinatos y dos secuestros, durante su mandato de 1900 al 2000. Ha omitido aclarar que se trata de una decisión personal porque simplemente le da la gana. Eso le ha faltado porque argumentos jurídicos, no tiene.

Durante su discurso en el Foro XVII Foro Iberoamérica, realizado el Buenos Aires (Argentina), usted míster Kuczynski, se despachó a su antojo sin que nadie se lo pidiera ni preguntara. Sin duda, aprovechó para que la prensa internacional lo escuchara, así contentar al reo Fujimori y de modo especial a Fuerza Popular, agrupación de imbecerriles que lo tiene amenazado, atemorizado, asustado, cautivo, prisionero. Le han hecho creer que lo vacarán si no cede a sus constantes presiones. Además de ser un acto desleal con el Perú por haberse pronunciado a favor del reo Fujimori sin expediente alguno, nos ha ofendido y agredido sin que haya habido causa alguna. Estamos seguros que sus declaraciones no las haría en Lima y menos en ninguna ciudad del Perú.

En este tema no caben sus desacertadas palabras: “(Alberto) Fujimori nos hizo entrar a APEC y ahora está en la cárcel. Está enfermo y vamos a ver, pues, qué hacemos. Eso será noticia en algún momento”. Pero lo más grave es haber dicho: "Tiene que haber un cambio, romper esquemas, buscar nuevas ideas". No es verdad, las sentencias contra Fujimori están bien fundamentadas y mejor redactadas, nada podría cambiar el sentido lógico y jurídico de la literalidad. No puede haber cambios y menos buscar nuevas ideas. ¿No sabe acaso que Fujimori tuvo el debido proceso? Fue un juicio justo y público que el pueblo peruano vio a través de la televisión. Romper esquemas es imposible. Fujimori tiene que cumplir el tiempo de carcelería impuesta por tribunales peruanos, aunque a usted no le guste. Salvo que se encuentre a pocos días de dejar este mundo y después el Perú, se reponga del inmenso daño social, moral y político que le ha inferido. Todavía está a tiempo de decir que se equivocó por no haber sido debidamente informado.

Pero lo más sorprendente ha sido su afirmación: “Seguimos con mucho cuidado la salud de la gente interna de edad, sean el señor Fujimori u otros. Debemos tener cuidado". Hubiera sido un acierto político si por ejemplo se refería a la desesperante situación del general Nicolás di Bari Hermoza, quien en el año 2010 fue sentenciado a veinticinco años de prisión por su responsabilidad en delitos de homicidio calificado, secuestro, desaparición forzada y asociación ilícita para delinquir en el caso de Barrios Altos, desaparición de nueve campesinos del Santa y del periodista Yauri. Nicolás di Bari Hermoza está muy enfermo y debería morir en su casa. Nadie le reprocharía si le concede un indulto humanitario. ¿Acaso no sabe? ¿Por qué se interesa por Fujimori y no por los otros enfermos graves y ancianos de las cárceles del Perú? Usted, míster Kuczynski, nos desprecia, ningunea, no escucha ni recibe a peruanos y peruanas que quieren hablar con usted. No responde, ese hecho no solo es un acto de falta de respeto, traduce discriminación étnica y cultural. Así no actúa un demócrata, un presidente de todos los peruanos.

Sus asesores jurídicos, si es que tiene pero tal parece que no, deberían hacerle recordar que la Comisión de Gracias Presidenciales está desactivada, no puede emitir juicio alguno ni está completa, debido al apresuramiento, manipulación y desacierto del ministro de justicia Enrique Mendoza Ramírez. En realidad debería renunciar por dignidad, pero no, se quedará porque se trata de treinta mil soles mensuales. Usted sabía que el mismo día en que se refirió al imposible indulto a Fujimori se cumplía un aniversario de la matanza de Barrios Altos, uno de los hechos por lo que Fujimori cumple veinticinco años de prisión, no había necesidad de abrir más heridas ni ofender a deudos que usted se niega recibirlos.

El caso de Barrios Altos y La Cantuta no son “probables hechos”, míster Kuczynski, como ha dicho, se trata de acontecimientos crueles, inhumanos y graves. Debería usted leer la sentencia del 7 de abril del 2009. Quienes tenemos una mínima información o hemos leído el Informe de la Comisión de la Verdad y Conciliación, nos damos cuenta y se lo decimos con respeto, que no conoce las investigaciones sobre el proceso de la violencia de orden político entre los años 1980 y 2000. Usted no estaba en el Perú. El aforismo, “dime lo que lees y te diré quién eres”, es verdad.

Míster Kuczynski, respetuosamente, sin el menos deseo de desestabilizar al ministro de justicia (de injusticia) y sus asesores, nos vemos en la necesidad de señalar que un indulto humanitario tiene que cumplir los requisitos establecidos. Según la evaluación realizada y si no tienen en cuenta lo establecido, sería el más grave abuso político que cometa usted. Si Fujimori Fujimori se beneficia con el indulto depende de los médicos que informen respecto a su estado de salud. La Comisión de Gracias Presidenciales, deberá actuar de acuerdo al procedimiento establecido. Usted no puede sustituir a una institución jurídica. Todos sabemos que además el señor Fujimori, su esposa japonesa, cuñados que viven en Japón, hijos ni parientes han presentado un pedido formal de indulto. Ese hecho obligaría a Fujimori a someterse a un examen y es seguro que se sabrá cuánto miente el médico Alejandro Aguinaga y por qué Luisa María Cuculiza y Martha Chávez se desgargantan sabiendo que el indulto a Fujimori no procede. Sin embargo, el pueblo peruano espera diga que se equivocó en todo lo que dijo en Buenos Aires.

Finalmente le recordamos que el Tribunal Constitucional después del indulto humanitario a favor de José Enrique Crousillat en el gobierno de Alan García, al comprobarse que el informe médico era falso, todo quedó nulo.

Míster Kuczynski, tenga la hidalguía de afirmar que se equivocó. Piense, todavía está a tiempo de rectificarse. No tiene por qué mantener en vilo a un pueblo que lo eligió para cerrar sus heridas y tantos traumas históricos. Pase a la historia con dignidad y no como un felón al Perú mágico, cósmico de todos los siglos. Lamentablemente empobrecido por el sistema neocolonial y neoliberal que usted sin duda representa.


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Cree usted que el fujimorismo actúa con autoritarismo?


Lo más...

Archivo
Telf.: +51-51-369388, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Lima Nro. 819-3er piso Cercado - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!