AG y su organización criminal



Escribe: Carlos Alonso Bedoya | Opinión - 06 oct 2017

No hay mejor resumen de lo que ha sido la vida política de Alan García (alias AG), que la planteada por el fiscal Castellanos esta semana al ampliar por tres años la investigación que se le sigue, y que incluye a su cogollo nuclear y ampliado, y a varias empresas vinculadas al presidente peruano percibido como el más corrupto según una reciente encuesta.

Cuando Castellanos señala que AG sería el líder de una presunta organización criminal con tres niveles de testaferros, estructurada desde su primer gobierno hasta la actualidad para lavar activos de todo lo que le robó al Estado, no hace otra cosa que resumir en una investigación fiscal, un largo periodo que va desde las épocas centaveras del AG presidente de los ochenta, cuando le decía al empresario Alfredo Zanatti: ¿y cómo es la mía? cobrándole una coima por los dólares MUC; hasta el momento, veinte años después, en que AG ya era experto en seguir amasando fortuna aprovechándose de los recursos públicos en su segundo gobierno, cuando le decía a Jaime Bayly: “No seas cojudo hombre, la plata llega sola”, animándolo a postular a la presidencia.

Del “¿y cómo es la mía?” al “la plata llega sola” hay todo un aprendizaje para ser impune que incluye una serie de operadores apristas muy leales, o muy conscientes de que con AG no se juega, dispuestos a pagar cárcel cerrando la boca si es necesario. Varios de ese grupo pasaron de clase media a clase alta tras el primer gobierno de AG (1985-1990), como es el caso de Luis Nava y Hernán Garrido-Lecca, hoy investigados como presuntos integrantes de una organización criminal.

Ya en su segundo gobierno, AG no se conformaba con ser muy rico, sino que junto con otros de su cogollo aspiraba a ser parte del Jet Set local. Basta ver al Tío George posando en todos los actos sociales posibles que registran las revistas de las élites, y aunque aún éste no aparezca en el primer círculo de “cuadros de confianza” de AG para el lavado de activos según la Fiscalía, no se puede pasar por alto el salto que dio desde una quinta austera de Barranco a codearse con los ricos y famosos.

Es que aparte de los casos de mega corrupción que hoy persiguen a AG y su cogollo, como el tren eléctrico, el proyecto Olmos, los colegios emblemáticos, el Estadio Nacional, el proyecto Collique y muchos más en los que están vinculadas Odebrecht, Graña & Montero, Cosapi, DH Mont, etc., varios empresarios privados más chicos, pueden dar cuenta de una metodología de corrupción capilar con AG, que consistía en que sus funcionarios los contactaban para pedirles gastos operativos y bonos de éxito a fin de garantizarles trámites administrativos con rapidez.

AG que usaba su poder político para garantizar su impunidad, hoy se encuentra en problemas precisamente por ya no ser una locomotora electoral. Y pese a que se ha pegado como sanguijuela al fujimorismo para tener correlación de fuerzas, ha sufrido este revés de la justicia.

Con todo, AG sabe muy bien cómo hacer para que sus casos se archiven, prescriban, se anulen con amparos de favor o en última instancia irse del país. El golpe del 92 le cayó como perilla tras su primer gobierno, y en la actualidad se encuentra corrido en España desde que explotó Lava Jato. Todo ello forma parte de su búsqueda de impunidad


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Cree usted que el fujimorismo actúa con autoritarismo?


Lo más...

Archivo
Telf.: +51-51-369388, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Lima Nro. 819-3er piso Cercado - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!