Empezando a escribir una nueva historia


Votación: 139 votos

Escribe: Paúl Lazo Gamero (*) | Regional - 12 oct 2018


Hoy no es un día cualquiera. Es la fecha exacta para rendir homenaje a los fundadores y reconocer a quienes continuaron con su legado, desde el 12 de octubre de 1928 hasta hoy. 90 años después, también es el momento preciso para hacer una retrospección —con mea culpa incluido— antes de renovar el compromiso de seguir transitando por la ruta que señaló don Ignacio Frisancho, junto a Carlos Barreda y José Herrera.

Los sueños del visionario Samuel Frisancho, la pluma de José Antonio Encinas, Gamaliel Churata, Lizandro Luna, Emilio Romero Padilla, Federico More, Alejandro Peralta, Carlos Dante Nava, Mateo Jaica y tantos otros ilustres forjadores de nuestra historia e identidad; no puede haberse llevado el viento. El aporte intelectual de tantas generaciones de periodistas, que escribieron la historia de la región Puno en estas páginas, fue con tinta indeleble.

El esfuerzo de Emperatriz Frisancho y la acertada decisión de René Calderón y Flor Asillo han cimentado un proyecto periodístico que ahora traspasa las fronteras, por la audacia del empresario Hipólito Batallanos, comprometido en consolidar a Los Andes como el medio escrito más importante del sur del Perú.

De hecho, ya estamos en Arequipa y, con seguridad, en el mediano plazo se podrá conseguir la integración de la macrorregión, para cumplir con la misión de utilizar la tecnología de la información en busca de la verdad y conducirla por la senda del desarrollo, en coalición con el pueblo y las autoridades.

Es significativo que, en esta fecha especial, se haga un reconocimiento al esfuerzo y dedicación de quienes ejercieron en vida y a quienes desempeñan hoy la función social de este oficio; sobre todo, a quienes tienen como premisa hacer de esta, una profesión digna del respeto ciudadano.
Pero, más importante que cualquier ágape, es ineludible hacer un mea culpa. ¿Cumplimos con nuestra misión o vivimos sumidos en el conformismo, la apatía y el desinterés de nuestra zona de confort periodística?

MEA CULPA
Dicen que la misión del hombre de prensa —entiéndase varón o mujer— radica en “presentar los hechos de manera veraz, objetiva y ecuánime”; sostienen que “el periodista y la información que publica serán creíbles en la medida en que se ajusten a la verdad objetiva”. Pero la verdad es que esos preceptos han perdido vigencia para la gran mayoría.

“Noticias reales, aptas para ser publicadas”, es un viejo slogan de la prensa gringa que traigo a colación por la trascendencia de la frase; es sencilla pero encierra un sustantivo significado. ¿Acaso no debería ser fundamental tener la certeza del hecho noticioso antes de publicarse? ¿Cuál es su trascendencia para hacerse pública?

Un sector de la prensa, amparándose en su rol fiscalizador, ha asumido una equivocada posición de magistrado. Cuestiona a las autoridades —alcaldes, gobernadores, congresistas, ministros, presidentes— y reclama a jueces y fiscales. Repudia la corrupción enquistada en la clase política y el sistema de justicia, pero traspasa el límite de la legalidad, condenando sin pruebas y entrometiéndose en el ámbito privado, destruyendo honras y familias.

Cual francotiradores, tiran la piedra y esconden la mano, camuflándose en un seudónimo o, peor aún, escudándose en el anonimato con notas viperinas y artículos de opinión que no llevan su firma. Imponiendo un “estilo” soez y denigrante, que ha demolido la palabra bien dicha o escrita, en el sentido íntegro de la expresión. Confundiendo la valentía y el aplomo con simple vulgaridad e irresponsabilidad.
Dicen que la inmediatez y la rapidez en el proceso comunicacional deben ser la premisa, sin interesar la veracidad del hecho, pues “así lo exige la primicia”. Que los contenidos y el respeto a las reglas idiomáticas son menos importantes que los gráficos, la técnica visual o sonora; cuando en realidad son un todo indivisible. Me atrevo a priorizar la esencia del contenido sobre el empaque de los botones. Ciertamente, el debate al respecto sería prolongado y el aprendizaje perenne.

NOBLEZA OBLIGA
Sin embargo, la labor periodística puede y debe deshacerse de la vileza. Tengo claro que no existe la objetividad, estoy convencido que el equilibrio, sí. Por ello es imprescindible informar de manera veraz, recurrir a fuentes confiables. Periodista no es cualquier persona que publica información en las redes sociales; debemos detallar los hechos noticiosos, contextualizarlos, hacerles seguimiento; contrastar fuentes. Nunca basarnos en supuestos, sino comprobar la información antes de su publicación.

Sin esas normas de conducta periodística, César Hildebrandt no estaría en inquebrantable vigencia; don Edmundo Cruz no habría hecho su fundamental papel para develar los abusos del poder; Rosana Cueva y su equipo no habrían mantenido la firmeza para sustentar sus denuncias; y, recientemente, Gustavo Gorriti con sus IDL Reporteros no habrían tenido el coraje para desnudar la inmundicia del sistema. Por citar sólo algunos ejemplos.

Creo en el papel formativo del periodismo y espero que se convierta realmente en instrumento de bien que procura el desarrollo integral. Por ello, desde el diario Los Andes, somos conscientes de lo mucho que falta recorrer y por hacer. En eso estamos; porque, sólo la verdad nos hará libres.

Este matutino es un esfuerzo colectivo no sólo de periodistas. Directivos, ejecutivos, personal administrativo y de planta, correctores de estilo, diagramadores, reporteros gráficos, colaboradores, fuerza de ventas, distribuidores; todos suman talentos y capacidades para construir esta publicación diaria que ponemos a vuestra disposición. Han pasado 90 años, pero hoy empezamos a escribir una nueva historia.

* Editor Los Andes - Arequipa


ESPACIO PUBLICITARIOS

Video



Encuesta

¿Está usted de acuerdo con el proyecto de remodelación de la Plaza de Armas de Puno?



Archivo
Telf.: +51-51-350775, +51-51-327436 | Dir.: Jr. Cajamarca Nro. 274 - Puno, Jr. Salaverry 411 Of. 307 Plaza de Armas - Juliaca.
CORPORACION DECANO ALTIPLANICO S.A.C. Diario Los Andes
Diseño y Desarrollo Web: G!